Para ser campeón hay que ser oficialista

POR IGNACIO SANTORO / SENDERO ELEGANTE

Pasó otro domingo electoral. Correntinos, sanjuaninos y misioneros se acercaron a las urnas. Como hincha de Boca cuesta decir esto: al igual que River, los oficialismos no paran de ganar. En San Juan el gobernador fue reelecto y en Misiones el Vicegobernador asumirá la primera magistratura. En Corrientes, donde hubo elecciones de medio término, el oficialismo provincial fue el gran ganador.

En San Juan, el Frente Todos, liderado por Sergio Uñac tenía una victoria cantada: Hace dos meses Uñac le había sacado más de 20 puntos de ventaja al Frente Con Vos (nombre que toma Cambiemos en la provincia). Por eso los peronistas sanjuaninos ya festejaban desde el vestuario.

En Misiones tampoco hubo sorpresas. El vicegobernador y ahora candidato electo a gobernador, Oscar Herrera Ahuad del Frente Renovador de la Concordia (un frente formado por peronistas y radicales), derrotó fácilmente al presidente del PRO nacional y candidato a gobernador, Humberto Schiavoni, y aseguró una nueva victoria de la fuerza que gobierna la provincia desde 2003.

«Al igual que River, los oficialismos no paran de ganar»

Las victorias de Herrera Ahuad y Uñac confirman una dinámica hasta ahora impoluta: provincia que desdobla, oficialismo que gana. Separar la elección provincial de la arena nacional fue una estrategia rentable para todos los oficialismos. Al igual que Córdoba, Río Negro, La Pampa y Neuquén, los gobiernos provinciales en Misiones y San Juan fueron reelectos.

Siempre es bueno recordar: lo que pasa en la provincia, se queda en la provincia. Proyectar las dinámicas provinciales a la arena nacional sería erróneo y es lo que enfatizan los gobernadores electos. En este caso, tanto Herrera Ahuad como Uñac buscaron diferenciar la elección provincial de la disputa nacional. Por eso el sanjuanino resaltó que la victoria es sólo propia —en el marco de la provincia—:“Acá no vendrá nadie a festejar que no sean los sanjuaninos”. En sintonía Herrera Ahuad destacó que extrapolar la elección provincial a la arena nacional sería un error y que el elector se acercó a las urnas para ratificar el apoyo a la gestión provincial: “Nuestra provincia disputa cuestiones misioneras, no hacemos análisis sobre un alcance nacional”.

«Provincia que desdobla, oficialismo que gana»

Ganar y negociar: el impulso radical.

Las elecciones de Corrientes pueden influir por lo menos un poquito en la dinámica nacional. Corrientes no elige gobernador este año: eligió gobernador por última vez en 2017 y elegirá nuevamente en 2021. Ayer los correntinos renovaron la mitad de su Cámara de Diputados y un tercio de Senadores.

El oficialismo de Eco por Corrientes (Cambiemos en la provincia) renovó sus credenciales y luego de una gran elección se quedó con 11 de 15 bancas de diputados en juego y 4 de 5 senadores.  Corrientes tiene una forma de votar particular: el elector puede optar por partidos (y boletas individuales) que suman para un mismo frente electoral. Por ejemplo: al momento de entrar al cuarto oscuro el elector no se encuentra con la lista de ECO sino con cada una de los partidos que componen el frente (Unión Cívica Radical, PRO, Coalición Cívica, etc.). El resultado final del frente se obtiene con la suma de todos los partidos que componen la coalición. Ayer la lista más votada fue la de la Unión Cívica Radical (UCR). Estos resultados pueden dar un empujón al radicalismo para pelear por mejores posiciones en la mesa de poder nacional.

Pero con Corrientes no alcanza. Las elecciones en Jujuy y Mendoza el domingo que viene van a ser fundamentales. Estas dos provincias (al igual que Corrientes) son las gobernadas por la Unión Cívica Radical. Los resultados de Corrientes junto con una victoria en Jujuy y Mendoza pueden dotar de mayor fuerza a los dirigentes del partido centenario a la hora de negociar un lugar más protagonista en la coalición de gobierno.

«El oficialismo de Eco por Corrientes (Cambiemos en la provincia) se quedó con 11 de 15 bancas de diputados en juego»

Uñac 2023

No todos piensan en 2019. Sergio Uñac ve más allá. El gobernador reelecto de San Juan tiene un proyecto que excede la provincia: quiere ser presidente. Amagó a ser el candidato nacional del peronismo en estas elecciones, pero supo que no era el momento de dar la pelea. Precalienta, está en el banco de suplentes y apuesta a ponerse la camiseta titular en 2023.

¿Quién es Uñac?

Sergio Uñac es un abogado de 49 años. Proviene de una familia de la tradición política en la provincia y empezó a hacerse lugar bajo el ala del ex gobernador y caudillo provincial, José Luis Gioja. El inicio de su carrera fue como Intendente de Pocito en 2003. Se mantuvo en la arena municipal hasta 2011 cuando asumió como Vicegobernador de Gioja. En 2015, decidió pegar el salto y con la bendición de su mentor, se quedó con la gobernación.

Desde que asumió Uñac se llevó bien con todos. Negoció con el Gobierno nacional en algunas ocasiones y se mostró como un interlocutor válido, manteniendo su autonomía. También se sumó a la liga de gobernadores hasta hace poco cercanos a Argentina Federal. Tampoco quedó pegado a ellos.

«Desde que asumió Uñac se llevó bien con todos»

Incluso al momento de definirse por un candidato presidencial, el Gobernador sanjuanino fue flexible. Si bien fogoneó la postulación de Roberto Lavagna en sus inicios, cuando Alberto Fernández anunció su candidatura, Uñac decidió respaldar a la dupla Fernández – Fernández a la cual identificó mejor posicionada. De esta forma elogió que Cristina Fernández de Kirchner, a pesar de tener «un porcentaje (de votos) que le daba autoridad para estar al frente de una lista decidió aportar desde ahí hacia una construcción plural que permita alcanzar nuevamente el Gobierno Nacional para ponerlo a disposición de todos los argentinos».

¿Es descabellado pensar en Uñac presidente en 2023? En un país tan volátil como lo es Argentina, planificar a largo plazo es un riesgo o una virtud que pocos tienen. Pero el razonamiento de Uñac tiene una lógica: la historia reciente del peronismo. Mientras que los presidentes de las fuerzas no peronistas (Raúl Alfonsín, Fernando De la Rúa y Mauricio Macri) han surgido desde la Ciudad o Provincia de Buenos Aires, dos de los dirigentes peronistas más importantes de las últimas décadas tienen un origen diferente: La Rioja y Santa Cruz. Dos provincias pequeñas, en términos de población, economía y relevancia política.

«Cuando Alberto Fernández anunció su candidatura, Uñac decidió respaldar a la dupla Fernández – Fernández»

A diferencia de otras fuerzas políticas ser peronista y provenir de una provincia pequeña no es impedimento para llegar a la máxima magistratura. Solo es necesario esperar el momento indicado. Por eso el gobernador sanjuanino espera paciente en el banco de suplentes el llamado para entrar a jugar.

Pero para 2023 falta y mucho. Peronistas y radicales de todo el país ya se preparan para la nueva final del próximo fin de semana: el domingo tenemos elecciones generales en Chubut, Entre Ríos y Tucumán, y primarias en Mendoza. ¿Se mantendrá la cancha inclinada en favor de los oficialismos?

POR IGNACIO SANTORO / SENDERO ELEGANTE

Al igual que River, los oficialismos no paran de ganar. Arte: Rocío Pérsico.

Sendero Elegante

Deja un comentario