SÚPERDOMINGO ELECTORAL

POR IGNACIO SANTORO / SENDERO ELEGANTE

Este domingo cinco provincias se acercaron a las urnas: Chubut, Entre Ríos, Mendoza, Jujuy y Tucumán. Quienes vienen siguiendo esta columna saben cuál es la frase que sigue: ganaron los oficialismos. Salvo Mendoza que tuvo elecciones primarias, el resto de las provincias revalidó la confianza en sus partidos de gobierno.

En Entre Ríos, Chubut y Tucumán el peronismo renovó sus credenciales, y los gobernadores Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Juan Manzur (Tucumán) fueron reelectos. Los radicales ganaron la PASO en mendoza y Gerardo Morales fue reelecto gobernador de Jujuy. Los oficialismos siguen imbatibles.

El caso entrerriano estaba cantado, Bordet era el gran favorito. No defraudó. Su rival más próximo, Atilio Benedetti (Cambiemos), quedó 20 puntos más abajo. De esta forma, repitió la diferencia que había obtenido en las primarias de abril. Bordet inicia su segundo mandato y el cuarto del peronismo al frente de la provincia.

En Tucumán había una certeza: el nuevo gobernador iba a ser peronista. Los dos principales candidatos eran el actual Gobernador, Juan Manzur y el ex gobernador Jorge Alperovich. Alperovich fue uno de los primeros en respaldar la figura de Cristina Fernández de Kirchner, quien retribuyó el apoyo. Juan Manzur por el contrario, formó hasta hace poco de Alternativa Federal. Pero hoy todos son fernandistas. Manzur reafirmó su apoyo volando la semana pasada hasta Buenos Aires y sacándose una foto con Alberto Fernández. Los resultados, sin embargo, sorprendieron: Manzur superó el 50% de los votos y Alperovich quedó muy lejos del segundo puesto. El ex gobernador terminó cuarto, superado por la candidata de Cambiemos Silvia Elias de Perez, conocida por su marcada oposición al proyecto de legalización del aborto y por Ricardo Bussi, hijo del ex gobernador y genocida Antonio Bussi.

Los Fernández en Tucumán tenían un candidato: la unidad. Ambos esperan que luego de este duelo electoral los armados políticos de ambos Alperovich y Manzur tiren para el mismo lado y logren acordar una lista única para diputados nacionales que se pegue a los candidatos a ocupar la dupla presidencial. Después de los resultados de anoche, Manzur queda fortalecido de cara a octubre.

Y si hablamos de unidad, hablamos de Chubut. “Sergio volvé a Buenos Aires, tomemos un café y terminemos con esto para ver cómo podemos avanzar”, dijo Alberto Fernández a Sergio Massa cuando Arcioni, gobernador reelecto, logró conectar a ambos en una entrevista otorgada al canal C5N. Pero en Chubut no todo fue unidad. Arcioni, quien heredó la estructura partidaria de Mario Das Neves, fue enfrentado por el Frente Patriótico Chubutense, también peronista.

El oficialismo provincial tenía un gran desafío: En las primarias de abril el frente que llevó a Arcioni como único precandidato, había sacado menos votos que los tres precandidatos del Frente Patriótico. Sin embargo, Carlos Linares (Frente Patriótico), ganador de la interna, no pudo retener los votos. Arcioni, quien había sido el candidato individual más votado, fue reelecto como gobernador.

LOS DÍAS MÁS FELICES SIEMPRE FUERON RADICALES

Jujuy, Mendoza y Corrientes son las únicas provincias gobernadas por la Unión Cívica Radical.  Los días más felices también son radicales. En las tres provincias el oficialismo se impuso: La semana pasada en Corrientes la UCR fue la fuerza más votada en las legislativas, ayer en Mendoza ganó la interna de Cambiemos y Gerardo Morales fue reelecto en Jujuy.

Ganar en las provincias propias importaba y mucho. Después del espaldarazo en Jujuy y Mendoza, el radicalismo llega fortalecido a negociar puestos de mayor relevancia en la Casa Rosada. Para los radicales llegó el momento de dejar de ladrar y empezar a morder.

En Mendoza el radicalismo no juega solo. El frente que llevó en 2015 a Alfredo Cornejo a la Gobernación fue Cambia Mendoza (Cambiemos en la provincia). Tras el vencimiento del mandato, surgieron las disputas. Cornejo y la UCR mendocina propusieron a su sucesor: el Intendente de la Capital, Rodolfo Suárez. Pero dentro del frente le mostraron los dientes. El Presidente del Pro Mendoza, Omar de Marchi, decidió enfrentarlo en una PASO. Pero si algo saben los radicales es de ganar internas. Suárez le sacó casi 20 puntos a su rival.

Si la democracia implica alternancia, Mendoza es una provincia tremendamente democrática. A diferencia del resto, desde 1983 fue gobernada intercaladamente por radicales y peronistas. Uno de los motivos que puede ayudar a la alternancia es que en Mendoza no se permite la reelección del gobernador: 4 años de gestión y cada uno a su casa.

Sin embargo, Cornejo no se va a casa cuando termina la elección. El actual gobernador mendocino es el presidente de la UCR nacional y tiene la aspiración de que su partido logre pelear por mejores posiciones dentro de Cambiemos. Especialmente Cornejo apuesta a un cargo: la vicepresidencia. Pero no es el único dirigente que suena para ese cargo.

En Jujuy los radicales también festejaron. Gerardo Morales, electo en 2015, fue por la reelección y la consiguió. Su rival más cercano, Guillermo Snopek (h) quedó a unos 10 puntos atrás.  Morales había llegado a la gobernación haciendo uso de las colectoras; su boleta aparecía pegada a la de Mauricio Macri, Sergio Massa, Adolfo Rodríguez Saá y Margarita Stolbizer. Esta vez ganó sólo y eligió un único líder: Mauricio Macri, a quien le expresó su gratitud: “Quiero agradecer al presidente Mauricio Macri que sin su apoyo no podríamos haber llegado”. Pero no todos los radicales están tan felices con la fuerza de gobierno.

“El Pro nunca creyó en una coalición”, dijo Ernesto Sanz, ex Presidente de la UCR nacional, la semana pasada. Si no es la vicepresidencia, otra alternativa que se propone la UCR es ir a una gran PASO nacional. La victoria de ayer en Mendoza y Jujuy puede envalentonar esta idea.

Hay un plan C. La tercera propuesta radical, aprobada por la Convención Nacional de la UCR es abrir Cambiemos a dirigentes peronistas. Especialmente a uno: Roberto Lavagna. Sumar a Lavagna u otros dirigentes de Alternativa Federal sería relegar un lugar de importancia para el radicalismo, pero asegurar uno porotos más a la coalición Cambiemos. En un escenario competitivo como el que se proyecta, todo voto suma.

A casi un mes de las PASO y un poco más de 10 días para el cierre de listas, todo está por definirse.






Sendero Elegante

Deja un comentario