El fútbol de las pibas

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

 

El Mundial del Cambio

 

Hoy Francia reúne a las mejores jugadoras de fútbol del planeta; un Mundial crucial en un momento clave para la historia del fútbol femenino. Batió innumerables récords deportivos, como los 13 goles que convirtió la Selección estadounidense en un partido, lo que fue la mayor victoria en una Copa del Mundo o la gran hazaña de Marta, la jugadora brasileña que se convirtió en la máxima goleadora histórica de la competición. Además, cuenta con una gran cobertura mediática que ha tenido mucho éxito en llamar la atención de los principales medios de comunicación tras haber sido por mucho tiempo marginalizada. Si bien el fútbol femenino es víctima de la desigualdad, luego de este Mundial podemos ser optimistas: muchas cosas están cambiando.

 

 

Cambios irreversibles 

 

Hay cambios en marcha; el principal es el aumento en la  cantidad de público que presencia los partidos; un ejemplo: sesenta mil personas asistieron al encuentro entre el Barcelona y el Atlético de Madrid. Este Mundial no se queda atrás y cautiva a millones de televidentes en todo el mundo: más de cuarenta y cinco mil personas presenciaron el partido de apertura entre Francia y Corea del Sur y el rating está que ardió con números similares a los encuentros masculinos. Este fenómeno también se ha hecho notar en las publicidades, donde luego del partido inaugural, el costo de los anuncios aumentó entre un 50% y 60%.

 

 

Este aumento de popularidad es el resultado de la lucha colectiva de las mujeres a través de los años, la cual generó una presión social que captó el interés de la FIFA de impulsar el fútbol femenino. ONU MUJERES, la organización de las Naciones Unidas que trabaja por los derechos de la mujer, firmó recientemente un memorando de acuerdo con la FIFA, teniendo en cuenta el ámbito del Mundial femenino, en el que se compromete a cuidar actividades, proyectos y programas en diferentes países sobre temas relacionados con la igualdad salarial, la visibilización de causas de acoso y violencia, empoderamiento económico y, cambios de mentalidades, entre otros. Florence Raes, representante de ONU MUJERES  Argentina, dijo: “En este acuerdo se planteó la necesidad de trabajar con ellos en proyectos sociales enfocándonos en las niñas y/o mujeres jóvenes, utilizando el deporte como una herramienta de empoderamiento para ellas, y esperamos que el memorando nos abra las puertas para trabajar con federaciones internacionales que a veces necesitan un empujón para ser más sensibles al género”.

 

«Luego del partido inaugural, el costo de los anuncios aumentó entre un 50% y 60%»

 

Mensualidad igualitaria 

 

Si Lionel Messi o Cristiano Ronaldo no quieren participar del Mundial con su Selección por defender los derechos de igualdad entre la mujer y el hombre, ¿qué pensaríamos? Este es el caso de Ana Hegerberg, la jugadora noruega tres veces campeona europea y la primera en ser galardonada con el balón de oro, que decidió no participar del Mundial de Francia, por exigir un trato igualitario entre el hombre y la mujer. Generó tanta repercusión que la Federación Noruega de Fútbol firmó un acuerdo histórico con el sindicato de futbolistas para que haya igualdad salarial entre mujeres y hombres. A pesar de ello, Ana Hegerberg se mantuvo firme con su decisión. 

 

Hay una distancia enorme entre el dinero de los premios según el género: 30 millones se repartirán en este Mundial de Francia, a diferencia de los 400 millones que se entregaron a los hombres en el Mundial de Rusia 2018. Además, las campeonas embolsarán sólo cuatro millones, de los 38 millones que ganó la selección masculina de Francia el año pasado.

 

«Ana Hegerberg, la jugadora noruega tres veces campeona europea, decidió no participar del Mundial de Francia»

 

Semiprofesionalización del fútbol femenino en Argentina

 

En Argentina se está logrando un paso crucial en el camino hacia la igualdad de género en el mundo deportivo, y ha comenzado un proceso de profesionalización del fútbol femenino. Macarena Sánchez fue parte fundamental de esta conquista histórica por su lucha y su reclamo por ser reconocida como trabajadora. Esta demanda se tradujo en la iniciativa de profesionalizar el fútbol femenino, que se masificó por redes sociales. 

 

Melisa Sol García, abogada cofundadora de ABOFEM —asociación de abogadas feministas— y quien lleva el caso particular de Macarena Sánchez, en diálogo con Sendero Elegante habló sobre este proceso: “El carácter profesional es una dedicación permanente; tiene que haber una remuneración acorde y no hay una asignación salarial para las chicas que practican el fútbol a tiempo completo debido a que el estatuto del jugador de fútbol profesional no hace mención a la mujer porque el lugar privado para ella es el amateurismo donde la profesionalización está de alguna manera delimitada”. Sumado a esto, agregó: “Es un primer paso recién en la profesionalización, pero para hacerlo no hay que crear normas nuevas, sino aplicar las que existen con perspectiva de género con una intención de generar una igualdad entre hombres y mujeres”.

 

«No hay una asignación salarial para las chicas que practican el fútbol a tiempo completo»

Melisa Sol García, cofundadora de ABOFEM

 

La doctrina feminista

 

Para entender los avances  remontémonos al 3 de marzo de 2015 con la marcha “Ni Una Menos”, una convocatoria masiva que movilizó a todo un país y mostró un quiebre social y la campaña por el derecho al aborto legal seguro y gratuito donde el pañuelo verde se convirtió en el símbolo central. Esto fue un momento trascendental ya que el deporte a partir de esta movilización comienza a tener convocatoria de mujeres. Laura Pautassi, Doctora en Sociología e investigadora del Conicet, explicó la importancia de esta revolución feminista para el ingreso femenino en el deporte: “Esta revolución viene de todo un proceso de construcción colectiva que es importante poner en contexto para poder recuperar todos estos hechos previos que permitieron que hoy pudiéramos llegar aquí donde el feminismo está ingresando en el deporte y marca una diferencia.Ver las tribunas de los estadios de fútbol con pañuelos verdes demuestra la necesidad de la mujeres de expresarse. Es una apertura social, política e identitaria cuando las mujeres se niegan a que se las comparen con los varones. De esta manera están mostrando una reivindicación que nos une a todas y eso es el feminismo”.

 

El valor del oficio 

 

Eventos como el Mundial de Francia son elementales como vehículo para el desarrollo y la paz. Dejar de lado los estereotipos y abrir la brecha de desigualdad para formar un mundo más justo e igualitario.

 

Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de visibilizar esta problemática y empezar a naturalizar la diversidad en el deporte.

 

POR JUAN MARTÍN BARREIRO / SENDERO ELEGANTE

 

De izquierda a derecha: Marta, jugadora brasileña y máxima goleadora de los mundiales, Maca Sánchez, primera futbolista argentina en firmar un contrato profesional y Ada Hegerberg, jugadora de la Selección de Noruega y la mejor futbolista del mundo. Arte: María Belén Pérsico.

 

Juan Martín Barreiro

2 comentarios

  • Es una realidad innegable hay que apoyar a las mujeres para que logren sus objetivos sin ninguna traba ni legal ni social. Que jueguen al futbol me parece fantastico y como nos dice el autor de este articulo lo fundamental es que la sociedad debe aceptar la diversidad naturalmente. Igualdad y justicia eso importa .

Deja un comentario